Responsabilidad como detonador de la innovación

Para las empresas resulta importante que sus empleados contribuyan con ideas que puedan mejorar los procesos, los productos, el modelo de negocio o la aproximación al mercado, al grado de convertirse en innovaciones que incluso permitan a la empresa dar un salto cualitativo.

Existen diversas metodologías direccionadas a la gestión de ideas, pero es necesario por veces trabajar las ideas desde la raíz, es decir desarrollar metodologías que permitan incentivar los mecanismos de ideación innatos de las personas.

Cuando buscamos que nuestros empleados o colaboradores aporten más y mejores ideas necesitamos que ellos se mantengan conectados de alguna forma a la empresa, si el trabajo que desempeñan les permite desconectarse por completo cuando salen de la empresa, tendrán mayor dificultad en explorar nuevas ideas para la empresa

Creatividad Conceptual

Nuestra mente trabaja con imágenes y conceptos, cuando pensamos en una palabra como árbol o manzanas todos creamos una imagen sobre este concepto que omite diversos detalles como color, tamaño, etc.

En la realidad existen hasta millones de opciones que pueden entrar en los pormenores de un concepto si pensamos en algo más complejo como un auto o una nave espacial, desagregar cada uno de estos conceptos en sus partes y sus opciones o variantes de cada parte nos puede dar un universo infinito de elementos. Por eso para nuestra mente resulta más práctico agrupar esos detalles y solo trabajar con conceptos.

La Creatividad Conceptual es la capacidad de nuestra mente para alterar un concepto. Nuestra mente está llena de conceptos, pero cada concepto tiene un nivel de modelado diferente, nuestra mente según diferentes criterios incluso personales, va determinando mayor o menor receptividad para cambiar un concepto que tenemos sobre algo

Por ejemplo el concepto teléfono nuestra mente esta normalmente habituada a los cambios tecnológicos que han trasformado el concepto que tenemos sobre un teléfono y por tanto está más receptivos a alteraciones en nuestro concepto actual de teléfono

Al contrario de lo que pasa con otros conceptos con los que nuestra mente condiciona y es menos flexible, por ejemplo zanahoria, para nuestra mente es un concepto tan estático que difícilmente puede pensar en otras alternativas a la imagen que ya tiene asignada a ese concepto

En el ámbito empresarial y de innovación la Creatividad Conceptual nos permitirá cambiar conceptos que tenemos sobre elementos que están relacionados con nuestro trabajo o nuestra empresa. El primer desafío a vencer es el nivel de relacionamiento que tenemos con los conceptos que utilizamos en la empresa, al  convivir todos los días con nuestros productos, servicios, modelo de negocio, o mercado resulta más complicado alterar el concepto que tenemos de cada uno de ellos y eso dificulta nuestro camino a la innovación

Existen diferentes metodologías que nos permiten aumentar la Creatividad Conceptual en la empresa, es importante que estas sean adecuadas a la dimensión de la empresa, características de los empleados e incluso al sector en que se está inserido

Una de ellas es la asignación de responsabilidades, como parte de la definición de la agenda de innovación es importante asignar responsabilidades a todos en la empresa, o al menos a todos aquellos de quienes esperamos colaboren con nuevas ideas, estas responsabilidades tienen como objetivo mantener un vínculo constante con los conceptos de la empresa y otras actividades desarrolladas fuera del ámbito de la empresa de forma a poder confortar los concepto los productos, servicios, modelo de negocio, o mercado de la empresa

Es importante cuando utilizamos una metodología entender que: las metodologías no deben ser aplicada rigurosamente, es decir una metodología plasma en líneas generales un concepto sobre por ejemplo una técnica para la implementación de un proyecto o para la solución de un problema, en todo caso las metodologías surgen en un determinado contexto que difícilmente se repetirá de igual forma en otra empresa o incluso en una misma empresa pero para una situación diferente, por tanto las metodologías deben ser ajustadas a las circunstancias concretas y contexto en que pretendemos aplicarlas.

Jorge Carpinteyro