Innovación Conceptual

Muchas empresas invierten tiempo y dinero en incorporar a toda la organización en el proceso de innovación y gran parte de ellas ni siempre consiguen los resultados que pretende, muchas de ellas, porque las ideas que reciben aportan poco valor para la creación de un nuevo concepto de producto o servicio, o se revelan divergentes de la estrategia de la empresa.

Cuando una empresa se plantea el reto de innovar y pretende incorporar a toda la organización en este proceso, uno de los desafíos a los que se enfrenta, es conseguir que sus empleados rompan con el concepto que ya tienen establecido de sus productos.

Para quien pasa todo el día asegurándose que todos los productos cumplen con una norma, una forma o una función con base en reglas de calidad, estándares de medidas, materiales, color o requisitos del cliente etc… proponer ideas o soluciones diferentes puede ser algo complicado, quizás no sea tan difícil proponer alguna mejoría, pero proponer algo radicalmente diferente, que conquiste el mercado y convierta a la empresa en la más innovadora de su sector, puede ser algo más complicado, no en tanto, cuando las empresas buscan innovar, buscan convertirse en líderes, ser reconocidas por el mercado y distanciarse de sus competidores

Por tanto para poder integrar a la organización en el proceso de innovación, necesitamos conseguir que nuestros empleados rompan con los conceptos que ya tienen sobre el producto.

Para ello Advank desarrollo una metodología basada en 3 fases

2016-03-17

Primera fase: comprender el concepto actual

Esta fase puede parecer muy simple o inútil, pero mismo que se trate de una empresa con mil empleados o de una micro empresas con 2 empleados, es un hecho que no hay dos personas que tengan el mismo concepto sobre el miso producto (esto no es necesariamente malo), por tanto el primer paso es conseguir entender cuál es ese concepto actual, muchas empresas dan por hecho que los empleados tienen una idea muy clara sobre el producto o servicio que ofrecen, pero en la realidad es muy común encontrar conceptos completamente diferentes dispersos por toda la empresa.

Cuando no hay una sintonía en el concepto, el proceso creativo y de innovación resulta más complicado, pues todos trabajan desde puntos de partida diferentes, lo que resulta en ideas que terminan por no ser útiles a la empresa, el desafío en esta fase está en identificar las pequeñas diferencias entre diversos conceptos.

Segunda fase: Creación de un nuevo concepto

En la fase de creación de un nuevo concepto, debemos permitir el planteamiento de soluciones sin cuestionar o restringir ninguna idea, es importante en este fase no cuestionar sobre la viabilidad de producir, la factibilidad de desarrollar una tecnología o la de materializar dicho concepto, es importante conseguir distanciarse todo cuanto posible del concepto original desde las 7 componentes del concepto

Una ventaja en esta fase de creación del nuevo concepto, es que solo ocurre dentro de la mente de las personsa, por tanto todo es en ella es posible de imaginar, el desafío en esta fase está en adecuar las metodologías que se apliquen, a la dimensión de la empresa para conseguir un resultado útil.

Tercera fase: creación de un consenso sobre un nuevo concepto

En esta fase debemos llegar a un nuevo concepto, integrando las ideas de todos los colaboradores en el proceso, el objetivo pasa por identificar las ideas llave que nos pueden conducir a un nuevo producto capaz de ser innovador. En esta fase debemos  integrar a toda la empresa en el proceso, además de un grupo de peritos que se encargarán de asegurar la viabilidad de producción o implementación del producto o servicio resultante.

El producto resultante no necesariamente tiene que ser factible a corto plazo, ni siquiera es necesario que la empresa cuente con la tecnología productiva para fabricarlo. Este proceso puede ser un eje sobre el cual se defina un plan de innovación y el concepto resultante se traduzca en un objetivo o medio o largo plazo de innovación sobre el cual se definían un plan de adquisición de know-how y tecnologías necesaria para logarlo

Jorge Carpinteyro